miércoles, 13 de abril de 2016

Personajes I: Valiant Wedford

Ilustración: Lorenn Tyr

VALIANT
WEDFORD

Nació a principios del verano del año 1432 de la Tercera Edad, en la ciudad de Haddaras, capital del reino élfico de mismo nombre. Es el hijo de un alderino llamado Wendell Wedford y una cazadora elfa de la casa Reiryn. A pesar de ser un semi-elfo, Valiant no posee ninguna característica física que le relacione con la especie de su madre. Su aspecto es el de un hombre del sur, de tez ligeramente morena, cabello castaño oscuro y estatura alta.

En el hombro derecho posee una marca de nacimiento que tiene la forma de un fénix rojizo con las alas extendidas a los lados. Este símbolo le ha estado intrigado desde siempre, ya que parece un tatuaje bastante elaborado, solo que no hay ni rastro de tinta bajo la piel. Su padre, Wendell, le comentó una vez que algunos seres vivos nacían con ese tipo de simbología en el cuerpo, y que era responsabilidad de dichas personas averiguar el significado y el propósito del símbolo. A menudo profetizaban el destino que aguarda al portador.

Toda su infancia y buena parte de su adolescencia la pasó en el reino de Haddaras. Su padre era un soldado que se ganaba la vida como cazador y, a veces, como espada a sueldo, así que enseñó a Valiant desde pequeño a usar el arco y a empuñar la espada. Con el tiempo se volvió un experto en el manejo de ambas armas.

A la edad de diecisiete años se vio obligado a abandonar Haddaras para marcharse a vivir en la ciudad alderina de Gromhildar, donde su padre había encontrado un empleo estable como espada a sueldo para el rico, famoso mercader y respetado maestro de justa: Edwin Stockdale. A pesar de echar de menos el lugar en el que se crió, Valiant se acomodó con bastante facilidad a la vida de la gran urbe del sur del Reino Unido de Aldaeron, donde no tardó en hacer algunos amigos. Por desgracia, su padre fracasó en uno de los trabajos que le había encargado Stockdale, provocando que el mercader perdiera una gran cantidad de mercancía y, por consiguiente, de oro. Este hecho obligó a Wendell a regresar a la vida de soldado, alistándose en el ejército real de Aldaeron para luchar en la guerra contra los orcos de Khoradmar, con el fin de conseguir el dinero que debía al maestro de justas.



Valiant, entre tanto, permaneció un tiempo con Edwin como garantía de que Wendell regresaría con el oro. Bajo su tutelaje perfeccionó sus habilidades con la espada y aprendió a empuñar un arma nueva, la lanza de justa, lo que lo propulsó a participar en los torneos de pequeños poblados y ciudades del reino. Cuando su padre falleció en la guerra, antes de poder reunir todo el dinero que le debía a Stockdale, Valiant heredó la deuda. Por suerte encontró en las justas un modo de pagar esa deuda y recuperar su libertad. Con el paso del tiempo adquirió cierta fama en el prestigioso y competitivo mundo de las justas, sobre todo entre las demás escuelas y algunos caballeros. Su mayor logro fue el haber ganado el torneo de justas de Andorath, celebrado en el verano del año 1456 T.E. en honor al cumpleaños del príncipe Varian Nomenglaus.


Ilustración: Elías Santos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada